© 2023 Bordando Historia

Contáctanos

Nuestra Señora del Refugio

Historia de la imagen

 

El 1 de enero de 1941, tras la reorganización de la Hermandad de Pasión se elaboran unos nuevos estatutos por los que ha de regirse la Hermandad, para lo cual se crea una comisión formada por el Hermano Mayor, Primer Teniente Hermano Mayor, mayordomo y secretario. Siendo su función la adquisición de una dolorosa para acompañar a Nuestro Padre Jesús de la Pasión.

Para ello la comisión se dirigió al taller del autor del Señor, D. Antonio Infante Reina, y es aquí donde se decide adquirir una imagen dolorosa, cuya autoría en un principio se atribuye a D. José de Rivera ya que así constaba en el contrato de adquisición. No obstante, ya en nuestros días no se ha podido confirmar su autoría quedando aun desconocida pero afortunadamente datada en el Siglo XVIII.

Una vez estando la imagen en la compañía del Señor de Pasión, habría que decidir la advocación que debía tener. Se contemplaron las opciones de Ntra. Sra. De Loreto o bien Ntra. Sra. Del Refugio, escogiendo finalmente que la nueva imagen que acompañaría al Señor de Pasión tomaría la advocación de María Santísima del Refugio.

La imagen fue bendecida en La Parroquia Mayor de San Pedro en Marzo del mismo año, durante el triduo celebrado en su honor y según el periódico Huelva Información Ella levantó una gran devoción en los cofrades Onubenses de la época que pasaron a llamarla “La virgen Bonita”.

 

Cita así el texto escrito en el periódico:

“Mañana Viernes, antes de dar comienzo los solemnísimos actos del triduo se bendecirán en la Mayor de San Pedro la preciosa imagen de nuestra Señora del Refugio, que con el pseudónimo de la virgen Bonita, empieza entre los entusiastas cofrades y devotos a conocerse, es tal la dulcísima expresión de angustia resignada, que en su bellísimo rostro hay un refugio maternal y consolador visible desde el feliz instante de postrarnos ante ella, como si respondiese a su gloriosa advocación”

 

Acogida con cariño y arropada por el pueblo Onubense realizó su primera estación de penitencia el Martes Santo de 1941 (8 de abril) bajo un palio de color negro, particularmente sujeto por tan solo diez varales y exornado con multitud de flores blancas (Teniendo en cuenta que lo habitual es que los palios andaluces procesionen con doce varales). Para tal ocasión, la virgen vestía manto de terciopelo azul y saya bordada en oro.

La devoción hacia María Santísima del Refugio creció en los corazones de los Onubenses hasta hoy en día, pues son muchos los devotos que buscan en ella como bien dice su nombre, Refugio. Como cada Martes Santo adornada de flores y con su dulce mirada acompaña al Señor de Pasión y vela por los rezos y plegarias de sus fieles.

Galería: Un breve paseo por la historia 

Corona

Saya

  • Black Facebook Icon
0